El martes 29 de enero el alumnado de tercero y cuarto asistirá a un taller de literatura impartido por D. Pablo García Casado que nació en Córdoba en 1972.

Fue finalista del Premio Nacional de Poesía con su obra “Las Afueras” (1997), poemario galardonado con el premio Ojo Crítico de RNE. Entre otras obras, hay que destacar “El mapa de América” (2001), “Dinero” (2007), “Fuera de campo” (2013) y “García” (2015). Además, ha sido incluido en diversas antologías de relevancia nacional, como “Feroces”, de Isla Correyero, “La generación del 99”, de José Luis García Martín, o “El cristal y la llama”, de Domingo Sánchez Mesa.

Es colaborador habitual del periódico El día de Córdoba, y en la actualidad ejerce como director de la Filmoteca de Andalucía.

Desde el Instituto queremos agradecer que el autor haya hecho un hueco en su agenda para poder asistir a este encuentro literario.

LECTURA CON ESCOLARES

«Me he sentado en la silla del maestro. Escuchan las palabras de la profesora, mi biografía y un breve comentario personal. Cariñoso, educado, agradecido. Me pregunto para qué me han llamado, cuál es mi aportación a su itinerario educativo. En qué me diferencio de un museo o de una fábrica de gaseosas. ¿Soy también una actividad extraescolar?

Ahora es mi turno. Ahora debo leer un poema de Luis Rosales, este es el año Rosales, según mandato del Ministerio. Ya no es hora de pensar sino de vivir. Y luego van mis poemas, esa mezcla destilada de fracasos, obsesiones y verdades a medias. Ellos siguen ahí, quietos, como fieras dormidas. Las palmas sobre la mesa, pensando en el fútbol, en su móvil y en los tangas de colores. Y yo hablando del tiempo, de mis náuseas, de mis pequeños naufragios. Hablándoles de la muerte en todas sus manifestaciones.

Si tuviera su edad, si fuera ellos, debería saltar de la silla, derribar la puerta. Salir a buscar ese mundo que me espera efervescente. Pero no lo soy. Pero no lo fui. También como ellos sentí el miedo a lo desconocido. El miedo a no ser escuchado, a no ser amado. Ese miedo les mantiene atados al pupitre. El miedo y su hermana gemela: la obediencia.

Yo también tengo miedo. Por eso sigo leyendo, uno a uno, mis poemas».

PABLO GARCÍA CASADO