Aprovechando el cambio de estación, el día del equinocio de primavera, el pasado 21 de marzo el alumnado de 4º de ESO tuvo la ocasión de realizar una experiencia educativa en el ámbito científico muy emocionante: medir el radio de la Tierra tomando como referencia un palo y la sombra que este proyecta en el medio día solar.

Para poder realizar este experimento son necesarios dos datos, uno tomado en nuestra ciudad y otro tomado en una ciudad situada en una longitud similar pero a una distancia superior a 250 Km. Para ello, nos hemos apuntado en el portal Erathostenes Experiment y hemos contactado con una escuela de Ayr, Escocia, para compartir los datos.

Tras realizar los cálculos, hemos obtenido una medida para el radio de la Tierra de 6516, Km. Haciendo una búsqueda rápida en Google vemos que la medida exacta es de 6371 Km, lo que supone tan solo un error relativo del 2’2%. Unos resultados muy buenos teniendo en cuenta que a la hora de realizar los cálculos se ha redondeado a la centésima y que hemos utilizado materiales que podemos encontrar en el instituto.

Esta tarea es un ejemplo de cómo hacer ciencia real con elementos cotidianos, una experiencia de aprendizaje enriquecedora y con la que podemos ver la importancia de las matemáticas y su aplicación en situaciones y contextos colaborativos.